•  
  •  

Vacaciones: un Gobierno cerrado; el otro, abierto

Un ciudadano recibe al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a las puertas de La Mareta en Lanzarote. Javier Fuentes / EFE

     ¡Silencio, no los despertéis…! Son los Ministros… y Ministras de España… Tras una campaña política -en la que no han dado un palo al agua-, dormitan y sestean agotados en este caliente Agosto que en Italia llaman ‘Lucifer’.

      Con Sánchez a la cabeza, nuestro Gobierno de coalición sigue descansando. Eso sí, con línea telefónica abierta, por si a Mohamed VI se le ocurre aguar la fiesta y repoblar Ceuta y Melilla con sus súbditos; o por si a los separatistas catalanes, que nunca descansan, se les ocurre proclamar otra independencia aprovechando un pregón de barrio, a 40 grados a la sombra.

     Pues bien. Mientras el presidente se broncea en La Mareta entre ‘mojito’ y ‘mojito’; mientras recibe a la panda de amigos de cuando él no era nadie; mientras prepara soflamas caraqueñas para iniciar el curso en Septiembre, la electricidad se convierte en lujo comparable a un kilo de caviar iraní con una caja de ‘champagne’ “Viuda de Clicquot, o poco menos.

      Todo el Gobierno está desaparecido ante la patata caliente de la factura eléctrica. Todos, menos Echenique, inasequible al desaliento. Fiel a su populismo incurable, propone lo más fácil, lo único que sabe hacer: rebajar la factura por Decreto-Ley, como Napoleón, y crear una  Empresa pública para colocar a sus ‘compas’. O sea, otro chiringuito bien remunerado. Madre mía, ¿en qué manos está España?

      Quien no descansa es el Gobierno andaluz de Juanma Moreno. Desde que tomaran posesión en Enero de 2019 inaugurando un nuevo y provechoso tiempo para los andaluces, Moreno y Marín han ordenado auditorías que han resultado ser ‘de infarto’.

      Durante cuatro décadas, que ya es decir, los socialistas han creado una mastodóntica Administración paralela, la llamada Administración instrumental de la Junta, integrada por decenas de Agencias, Sociedades mercantiles y Fundaciones del sector público andaluz que duplican funciones y competencias, que arrojan una gestión deficiente, que no cumplen ninguna utilidad pública y sirven, por el contrario, de colocación de militantes, amiguetes y simpatizantes del partido de la rosa en el puño, con escándalos y procesos por gastarse en droga y prostíbulos ingentes cantidades de dinero público destinado al desempleo.

        Fruto del trabajo del Gobierno conservador de Moreno Bonilla, ha sido la aparición en el B.O.J.A del 10 de Agosto de un importantísimo Decreto-Ley por el que se refunden decenas de chiringuitos socialistas en sólo dos: la Agencia Empresarial para la Transformación y el Desarrollo Económico y la Agencia para la Calidad Científica y Universitaria de Andalucía.

       Esta nueva política de transparencia, limpieza y reducción de impuestos, está significando ya para Andalucía más empleo, más inversiones y más desarrollo económico.

      Lo dicho: mientras el Gobierno del Estado cierra por vacaciones, el Gobierno andaluz… abre.

Autor del artículo: José Torné-Dombidau Jiménez

Presidente y socio fundador del Foro para la Concordia Civil. Profesor Titular de Derecho Administrativo por la Universidad de Granada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

X