•  
  •  

Por un Gobierno de reconstrucción nacional

         La situación extrema que vivimos en nuestro país, arrasado por la pandemia, mal gestionada por el Gobierno de la Nación, ha provocado un innumerable número de fallecidos entre nuestros compatriotas, así como la destrucción de nuestra economía. Empezamos a ver cómo se manifiestan signos muy preocupantes, un incremento terrorífico del paro; decenas de miles de empresas quebradas y miles de personas formando colas en todas nuestras ciudades para recoger alimentos.

       En esta mala hora de España cabría esperar que el Gobierno fuese capaz de contribuir a paliar la situación, aunque desgraciadamente nos encontramos en el lugar en el que ese mismo Gobierno hace justamente lo contrario de lo que debiera, pues en vez de ayudar a mitigarla, contribuye a su profundización. La causa fundamental radica en el propio origen del Gobierno, construido sobre un pacto contra Constitutionem del partido del Presidente del Gobierno con los confederalistas de Podemos y el nacionalismo independentista. Un pacto que ha generado un estado de confusión en el que se ahonda medida tras medida, siendo la última aberración, el acuerdo a que se ha llegado con los sucesores de ETA para eliminar el marco jurídico de las relaciones laborales de nuestro país.

     Todo lo anterior muestra una situación terriblemente preocupante, en la que empiezan a surgir signos de enfrentamiento civil. Ante esto no cabe sino rebelarse proponiendo a las fuerza políticas constitucionalistas que se atrevan a plantear un Gobierno de reconstrucción nacional, presidido por la fuerza política mayoritaria, con el fin de atender al interés general, el de nuestro pueblo, sujeto soberano de acuerdo con la Constitución de 1978.

      Como miembros de la sociedad civil y socios del Foro para la Concordia Civil, pedimos a estos partidos que se atrevan, bajo los principios constitucionales, a afrontar el difícil momento que padecemos y adopten de manera conjunta las medidas adecuadas que contribuyan a pergeñar la salida de esta profunda crisis en la que nos encontramos.

Sabemos muy bien que esto solo puede hacerse bajo la fórmula de un Gobierno de reconstrucción nacional, cuya duración ha de ser la mínima imprescindible para situar al país de nuevo en la senda de una renovada prosperidad, en la que se puedan celebrar nuevas elecciones a fin de volver a un curso normal. ¡Viva la Constitución!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

X