•  
  •  
  • Home
  • /Artículos
  • /Parálisis política del actual Gobierno andaluz de coalición

Parálisis política del actual Gobierno andaluz de coalición

larazon.es

larazon.es

Hagamos memoria. El actual Gobierno andaluz surge de una ‘entente’ entre socialistas y comunistas tras las elecciones autonómicas del 25 de marzo de 2012, lo que impidió que el Partido Popular accediera a la gobernación del territorio andaluz.

A pesar de que el pueblo andaluz, en esos comicios, otorgó la mayoría al Partido Popular con 50 escaños, los ‘populares’, capitaneados en aquella ocasión por Javier Arenas, no pudieron formar Gobierno. Cosas de la matemática electoral que permite la legislación vigente: los perdedores, triunfan.

Desde que se constituyó la Comunidad autónoma, allá por 1980, el andaluz no conoce cómo le iría con una Administración conservadora. Todavía no ha habido, pues, alternancia en el Gobierno.

Hoy, en 2015, la mayoría de las promesas y proyectos gubernamentales de los programas de la izquierda están por alcanzar y los datos socioeconómicos resultantes son claramente negativos.

También algún presidente andaluz ha tenido que renunciar, pues la sombra de las togas es alargada. Indudablemente, se palpa cierta inestabilidad y desazón. La actual presidenta Díaz Pacheco, mujer de temple político y con aspiraciones, tiene un ojo puesto en La Moncloa. Para colmo, las relaciones con sus socios de IU han empeorado, dando la impresión de que el órgano ejecutivo andaluz está sumido en una indiscutible parálisis política e interinidad administrativa.

El matrimonio de conveniencia PSOE-IU no ha dado buenos resultados y sí escándalos y trifulcas internas debidas a la divergente ideología que profesa cada una de esas formaciones, mal casadas oportunistamente para ejercer el poder ejecutivo regional. Recordemos el tan sonado y expeditivo cese de Elena Cortés, Consejera comunista de Fomento y Vivienda, por el caso “Corrala”, y la vuelta a nombrarla al día siguiente so pena de ruptura del pacto de gobierno. O bien, en nuestros días, el arriesgado viaje a los campos de refugiados saharauis en Argelia que proyecta el señor Valderas, sin importarle el perjuicio que puede causar a las relaciones exteriores de España y sin avenirse al prudente consejo de su presidenta de que esa visita puede irritar a las autoridades marroquíes de las que, hoy más que nunca, depende una valiosa ayuda para la lucha antiterrorista y para mantener el ‘statu quo’ en la zona.

Un fracaso más se añade a este Gobierno de coalición en la consecución de otro de los principales fines que se fijó al tiempo de su constitución: perseguir la corrupción y exigir responsabilidades.

El observador independiente tiene la impresión de que este matrimonio de conveniencia PSOE-IU se mueve más por la ideología y el partidismo de sus muy dispares integrantes que por satisfacer los intereses generales de los ciudadanos andaluces.

El viento trae aroma de urnas anticipadas.

¡Comparte el artículo en redes sociales! Tweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on FacebookShare on LinkedIn

Autor del artículo: José Torné-Dombidau Jiménez

Presidente y socio fundador del Foro para la Concordia Civil. Profesor Titular de Derecho Administrativo por la Universidad de Granada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

X