•  
  •  

El Tango de Wamba

¡Nada, que me levanté esta mañana con el “Tun, turuntún, turuntún, turuntún…” y el “Cuchichí, cuchichí, cuchichí…” rondándome por la cabeza y no hay manera de que lo suelte! Anoche tardaba en dormirme y me puse la radio con el pinganillo. Debí dormirme oyendo las noticias nacionales y que si viajecitos a Andorra del uno, que si becas de cien mil euros al niño del consejero andaluz, que si Bárcenas, que si eres o no eres, el Tango de Wamba, almacenado en algún escondido grupito neuronal, empezó a circular por los circuitos cerebrales y ya no hay quien le haga un fade. Si lo canto a viva voz, igual lo exorcizo y se va. Total, ni mi familia ni mis vecinos obtendrán peor concepto de mí del que ya tienen. Pues eso:

–Tun, turuntún,
tum, turuntún,
cuchichí, cuchichí,
cuchichí, cuchichí.

–El día menos pensado
pasa una barbaridad.

–Me paece que ni los rabos
quedan de la sociedad.

–Estamos de tal manera
que si esto siguiera así,
la dinamita y el fuego
tendrán que venir.

– ¡¡Uf!!

–Pues tanto nos van haciendo
que al fin habrá que gritar:
arriba los socialistas y abajo …

–¿Eh?

–No se puede hablar.

–Tun, turuntún…
Cuchichí, cuchichí …

–El día que yo gobierne,
si es que llego a gobernar.

–¡Ah! Cuchichí, cuchichí …

–Lo menos diez mil cabezas
por el suelo rodarán.

–Haremos de carne humana
la estatua de Robespier,
para que sirva de ejemplo
el mártir aquél;

haremos doscientas partes
del oro de la nación;
la una para vosotros
y el resto …

–¿Eh?

–Para un servidor.

–¡Qué tango más levantisco,
más chulapo y más guasón. ¡Pom!

Ya decía Chesterton en su Breve Historia de Inglaterra que toda revolución acaba con un nuevo reparto de bienes. ¡Pues claro que podemos, chaval!

Para ver el Tango de Wamba: https://www.youtube.com/watch?v=JDrmlsHpS60

¡Comparte el artículo en redes sociales! Tweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on FacebookShare on LinkedIn
X