•  
  •  

El cielo puede esperar

Dani Pozo/AFP/elmundo.es

Dani Pozo/AFP/elmundo.es

He conocido a muchos Pablos Iglesias, tantos como para que este de ahora no me sorprenda. He visto esa candidez enfermiza en los ojos de muchos antes que él. Y he reconocido la misma arrogancia del que ha asumido su propio dogma. He conocido a muchos Pablos Iglesias antes que este, lo único que le hace diferente es que este sale en la papeleta.

No tiene nada de extraordinario, era cuestión de tiempo que alguien recogiera las flores del descontento y se las tirara a la cara al sistema. Llevan buscando una oportunidad así muchos manuales de economía política. Sólo tenían que esperar al momento y a la persona. Y ya está aquí. Todo esto lleva en el guion desde siempre. No es por lo de ahora, es por lo de ayer.

A Vistalegre entró la masa y ha salido un partido. Los cambió Pablo Iglesias. Consciente de que para crecer hay que hacer renuncias, el de Podemos dejó claro quién manda, cómo manda y a quién manda. Pablo Iglesias les ha prometido el cielo a los suyos y les ha dicho que él es el único camino para alcanzarlo. “El cielo se toma por asalto”. La cita va desde Prometeo a Marx, pasando por Holderlin, hasta llegar a Pablo Iglesias. El fuego de los dioses está en sus manos y le quema por dentro.

No habrá triunviratos. Podemos será una dictadura, porque uno es el pueblo y uno es el líder. Porque se trata de eso, del poder. Algo tan antiguo como el propio hombre. En esto Pablo Iglesias es tan mortal como cualquiera. La lucha por el poder nos iguala a todos, la diferencia está en los fines.

Pablo Iglesias lo ha dejado claro: “el cielo no se toma por consenso”. Él quiere hacer de las elecciones una lucha a vida o muerte. Dicen que quieren la democracia pero no les basta con ella. Me pregunto si conoce los vientos que se pueden levantar cuando acabas con las pocas barreras que separan al hombre del caos. Sí lo saben. Saben que el miedo es su aliado y que en el peligro está lo que salva, también lo dijo Holderlin.

“El cielo se toma por asalto”. Ya no basta con ser un buen cristiano. Ya no se llega al cielo por las buenas obras. Ahora se llega por asalto. Demasiado alta esa promesa del Olimpo. Deberían saber lo que le dijo Mr. Gregory a Mr. Syme en Safron Park, que un revolucionario anda descontento incluso por las calles del cielo. Temo más por lo que pueda pasar mientras se toma el cielo que por el cielo mismo. No me extrañaría que al final el cielo tuviera que esperarse para Pablo Iglesias.

¡Comparte el artículo en redes sociales! Tweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on FacebookShare on LinkedIn

Autor del artículo: Alejandro Muñoz González

Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración, UGR. Experto en Liderazgo y Comunicación. Socio fundador del Foro para la Concordia Civil.

Un comentario en “El cielo puede esperar

  1. Antonio Expósito

    Si las promesas electorales son sucedáneos para encandilar al ciudadano, Pablito abrió la caja de pandora del populismo y a partir de ahora el “quien da más” marcara el rumbo de las campañas electorales. Donde uno ofrezca 5 otro dirá 7. Pujen,pujen y voten que la realidad nos golpeará cuando la subasta finalice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

X