•  
  •  

Grexit

abc.es/

abc.es/

El abismo que media entre la realidad y el populismo es insalvable. La distancia entre la magnitud de los desafíos y las sandeces con las que viven entretenidos es escalofriante. Se tapan con el jaleo de siempre, la puesta en escena sin argumentos, dando a la masa lo que quiere. Gestos intranscendentes para calmar el ansia de la calle.

El referéndum de Tsipras es una reacción física, un automatismo, como retirar la mano del fuego o gritar cuando se tiene miedo. Es un tic del fanático empeñado en acomodar su entorno a sus propias limitaciones.

La izquierda populista griega ha reaccionado con la falta de originalidad y coraje que caracteriza a su estirpe. Recubierto con el bálsamo de la democracia se quiere disimular la evasión de las responsabilidades del gobernante. Tsipras quiere colocar el revólver del asesino en la mano de la víctima para que parezca un suicidio.

La mayoría no crea verdad y la democracia no sirve para eludir la realidad. Un referéndum no va a sacar a Grecia del abismo. La voluntad nunca es suficiente si no se acompaña de la racionalidad y los principios que guían a la civilización.

En este choque se adivinan los fantasmas de siempre. Cuando el populismo se enfrente a la complejidad de la vida del hombre, preñada de verdades contradictorias, intentará revolverse contra ella contrarrestándola con violencia en la calle. Entonces conoceremos de qué material están hechos sus sueños.

Con los ahorros de los griegos en sus manos Tsipras quiere preguntarles si prefieren susto o muerte. La decisión última entre su gobierno o Europa. Syriza llegó al gobierno con el mandato de mantener a Grecia dentro de la Unión Europea y ahora exige a los griegos a decidir entre ellos o nosotros. Han fracasado.

Los griegos deberían responder sí como un reproche a su gobierno que no ha sido capaz de cumplir con su deber. Sí a seguir en Europa porque esa debería haber sido una frontera que nunca nadie debería haberse atrevido a traspasar. Tsipras nunca debería haber coqueteado con Putin y chantajeado a sus socios.

Los griegos deben decir sí a aceptar los sacrificios y las cargas que conlleva estar dentro del mundo libre. Todos debemos aprender que nada es gratis y que todo tiene un precio.

¡Comparte el artículo en redes sociales! Tweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on FacebookShare on LinkedIn

Autor del artículo: Alejandro Muñoz González

Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración, UGR. Experto en Liderazgo y Comunicación. Socio fundador del Foro para la Concordia Civil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

X